Y seis meses después… así ha sido el 26J en Cádiz


El resumen es claro. En estas elecciones generales los resultados en la provincia de Cádiz deparan exactitud en escaños, pero un cambio significativo en los votos con respecto a las elecciones de 2015. Y esto… ¿qué significa? Una victoria indiscutible del Partido Popular. La lista encabezada por Teófila Martinez logra nuevamente convertirse en la primera fuerza política tras ser superada por el PSOE en las elecciones del 20-D. El PSOE pierde alrededor de 6.000 v0tantes a nivel provincial pero logra remontar unos cientos en la capital. La unión entre Podemos e Izquierda Unida no recoge los frutos esperados. Más que sumar, Unidos Podemos pierde una cantidad importante de votantes en la provincia de Cádiz y en la capital con respecto a las elecciones generales del pasado año. Ciudadanos reduce su presencia en número de votos por la gran subida del PP. UPyD tampoco logra atraer a sus antiguos votantes y sigue desangrándose en cada cita electoral. El PACMA aumenta su presencia en la provincia en casi 10.000 votantes y Recortes Cero-Grupo Verde araña los votos necesarios para superar a VOX en la provincia de Cádiz.

Ni a nivel nacional, ni provincial, ni tan siquiera en aquellos sitios donde los llamados alcaldes del cambio habían conseguido presencia mediática y vecinal, se esperaba este resultado. Unidos Podemos se configuró para sumar los votos de Podemos e Izquierda Unida. Las encuestas lo dieron por cierto desde que Pablo Iglesias y Alberto Garzón lo escenificaron con un abrazo en la Puerta del Sol de Madrid. Los hasta 95 escaños que se llegaron a pronosticar en los sondeos se han quedado en 71, los mismos que entre ambos sacaron en las elecciones generales del 20 diciembre. Al final la suma ha quedado igual, aunque en su meta estuviese sumar más de lo que ya sumaban.

En la provincia de Cádiz Unidos Podemos ha logrado mantener los escaños. Tanto Noelia Vera como Juan Antonio Delgado volverán a sentarse en el Congreso de los Diputados. Lo que no se ha mantenido han sido los votos. De los 169.013 (130.215 + 38.798) que lograron por separado Podemos y Unidad Popular en Común en las anteriores elecciones generales, la coalición baja seis meses después hasta los 129.864. Una pérdida de casi 40.000 votantes.

En Cádiz capital los resultados tampoco mejoran a las anteriores elecciones. Bajo el liderazgo de José María González, la plataforma de Podemos para las municipales en la ciudad, Por Cádiz Sí Se Puede logró 18.277 votos, lo que sumado a los votos de Ganar Cádiz en Común, 5.487, el proyecto impulsado por Izquierda Unida, daba entre ambos 23.764 votos. Ya en las generales del 20 de diciembre del pasado año consiguieron establecer entre ambas formaciones, aunque fueran por separado, una trayectoria ascendente consiguiendo 24.800 votos (20.970 de Podemos y 3.830 de Unidad Popular en Común). Ahora, el 26-J pone a prueba a la coalición al haber perdido casi 5.000 votos con respecto a seis meses atrás en la capital, quedándose en 20.377 los votantes que han apostado por ella. Bien entrada la madrugada, ante estos resultados, el alcalde de Cádiz, José María González afirmaba que sabía lo que era aguantar y pedía más calle.

La situación en el Partido Popular se dibuja de otra manera. Los populares, encabezados en la provincia por la exalcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, volvían a caer en las elecciones generales del 2015 al igual que habían perdido en las municipales algunos meses atrás algunas de las alcaldías más importantes que tenían bajo su mando como Madrid, Cádiz o Sevilla. Derrotados por el PSOE en el número de votos, vivían en la incertidumbre de seguir con ese ritmo negativo y de verse superados en próximas citas electorales por Podemos. Pero, misterios electorales, el PP aparta su mala racha y consigue ganar en la provincia unos 20.000 votos que le llegan como una bomba de oxígeno que permite respirar y celebrar como hicieron nada más conocer los primeros resultados oficiales en la sede del PP de Cádiz.

La euforia continuó en la rueda de prensa posterior, donde Téofila Martínez salió radiante, con un semblante radicalmente opuesto al de las elecciones municipales del 2015. Volver a las victorias electorales le refuerza como lideresa del PP en la provincia. Da alas a un posible desembarco en la política nacional si Mariano Rajoy consigue formar gobierno y aleja el debate de la sucesión al frente de la capital gaditana, dándole margen para poder volver a presentarse ella misma en 2019. Rodeada de la cúspide del PP en la provincia, Martínez mandó un mensaje a Unidos Podemos, asegurando que los populares habían ganado “a aquellos que pretendían dar el sorpasso”.

Al PSOE, sin embargo, se le ha quedado un regusto agridulce. Ha evitado el sorpasso, pero en la provincia caer a la segunda posición tras el PP configura un duro golpe para las aspiraciones socialistas. Ya no solo en Cádiz sino en el conjunto de Andalucía, donde el PP ha ganado por cerca de 100.000 votos al Partido Socialista, una situación que ha dejado a Susana Díaz sin palabras, literalmente, durante la noche electoral.

Pero hay un socialista al que las elecciones le permiten llenar los pulmones. Al representante socialista en Cádiz capital, Fran González, alrededor de 700 votos nuevos le afianzan en la persecución a Unidos Podemos y alejan a Ciudadanos de su nuca. Su celebración contrasta precisamente con la bajada electoral del PSOE en la comunidad con mayor fuente de electorado socialista.

Ciudadanos en Cádiz ha conseguido mantener el escaño, objetivo principal del partido para estas elecciones, pero entra en la peligrosa espiral del trasvase de votos hacia el Partido Popular. En esta ocasión, han sido más de 7.000 los votantes que han perdido su confianza en la formación naranja en la provincia de Cádiz. 1.000 de esas bajas se han dado precisamente en la capital, una cantidad suficiente para ser tenida en cuenta por el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Cádiz, Juan Manuel Pérez Dorao.

Respecto al resto de fuerza políticas, es innegable la fuerza que está cogiendo el PACMA en los últimos resultados electorales. Ya van casi 10.000 votantes en la provincia de Cádiz. Algo que contrasta con la sangría electoral que afecta a UPyD, que pierde casi la mitad de votantes tras cada cita electoral que pasa. La estrategia de esta campaña electoral enfocada en volver a llevar a las urnas de antiguos votantes desencantados con la gestión para formar gobierno que habían hecho PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos, no ha tenido éxito. Sigue sin sonar bien la música para el partido magenta. Y mientras que Recortes Cero-Grupo Verde va recolectando votos como las hormigas, Vox, a pesar de su viral acción desplegando una bandera española sobre el peñón de Gibraltar, da un paso atrás y pierde más de 200 votantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s