Conversamos con Germán García (OBDC): “Intento buscar un híbrido entre la comparsa moderna y lo clásico”


Audio de la entrevista en Ivoox: http://www.ivoox.com/playerivoox_ee_10326117_1.html

Pese a su juventud (31 años), Germán García Rendón puede presumir de tener mucho carnaval a sus espaldas, tanto de autor como componente. Ha firmado 7 comparsas, una de ellas en juveniles, y ha puesto su fina voz a disposición de autores de renombre como El Canijo de Carmona, Luis Ripoll o Juan Carlos Aragón. Con este último fue primer premio con ‘Araka la Kana’. Al margen del carnaval, Germán es economista, ha trabajado llevando las cuentas en La Voz de Cádiz y actualmente prepara unas oposiciones para formar parte de la Hacienda Pública.

Me cito para charlar con el autor de OBDC en la Plaza Fragela, a las puertas del Gran Teatro Falla, dónde si no… Es mediodía y el templo de los ladrillos coloraos y sus alrededores lucen tranquilos, en ese manso tránsito entre la resaca de coplas vividas la noche pasada y las que están por venir en la velada que sucede. Germán aparece puntual, comenta que algo cansado porque anoche se quedó hasta altas horas de la madrugada escribiendo para su comparsa. Nos sentamos en una de las terrazas de la zona: él café, yo cerveza, ¡y al lío!

 

-Germán, ¿qué significa OBDC?¿Por qué mantenéis el sello agrupación tras agrupación?

OBDC (a secas) era el nombre de nuestra segunda comparsa, representaba un tipo que iba de Hitler, era un nombre sarcástico e irónico. Fue la primera comparsa que caló mucho en el público, supuso el inicio del estilo que hoy en día estamos implantando. Se trataba de una comparsa muy reivindicativa que conectó con un determinado público: jóvenes, plataformas y colectivos sociales. Con esta agrupación esperábamos el pase a cuartos, pero quedamos muy mal clasificados, fue un gran cajonazo. Una vez en la calle, vimos que tuvo un muy buen recibimiento, algo inusual para una comparsa que no llegó ni a cuartos, así que para mantener esos aficionados ganados y que nos identificaran, en el siguiente concurso decidimos mantener el sello OBDC, hasta el presente. En otros carnavales como Uruguay y en Badajoz también conservan el nombre de las murgas.

-La saga OBDC nace con un tipo referido a la II Guerra Mundial, ¿morirá este año y se cerrará el ciclo con ‘La vida es bella’, otra comparsa que alude a este conflicto bélico?

No, no creo que muera. Hay mucha gente que me dice que este año tiene que ser el último, pero si a nosotros nos gusta y nos identifica, ¿por qué no seguir con ello? Además, es muy bueno comercialmente, y por otro lado, el sello también sirve para desligar la comparsa de la personalidad del autor y darle identidad y una filosofía al grupo.

El sello ‘OBDC’ es muy bueno comercialmente… También sirve para desligar la comparsa de la personalidad del autor y darle identidad y filosofía al grupo.

-¿Cuántas veces has tenido que ver la película ‘La vida es bella’ de Benigni para gestar la comparsa?

La he visto mil veces, porque me encanta, y de ahí he extraído la esencia del personaje: esa positividad como filosofía de vida. La comparsa es una extensión de la película llevada a una situación bélica actual. Queremos representar a los palestinos de hoy en día equiparándolos con los judíos de la época. No llevamos una estética árabe porque creo que entra peor, pero sí hay algún guiño como el pañuelo palestino o algún detalle en el forillo.

-El pasado día, en una entrevista en Canal Sur, un componente de vuestra comparsa definía el tipo como “un refugiado que se queda en su tierra”, ¿así es?

Ese puede ser el tipo primario. Después me gusta dar una visión metafórica para que sea generalista y se pueda extrapolar a otro tipo de situaciones, y servir de metáfora de una persona que lo está pasando mal y se reconstruye. Pese a que está encuadrado en algo muy concreto, juego con la alegoría para que se pueda aplicar a otras situaciones de la vida.

-En preliminares cantasteis una letra muy crítica con el Patronato, señalando con el dedo a quienes consideras culpables de una mala gestión del concurso, ¿has sufrido algún tipo de reproche o reprimenda por parte de los aludidos?

He escuchado rumores, pero personalmente no me han dicho nada. Si bien es verdad que mi crítica no es para nada personal, los nombro, pero como representantes de los colectivos. No se acusa de nada que no esté probado, como el que hayan tardado muchísimo en reducir las entradas de protocolo.

La comparsa es una extensión de la película ‘La vida es bella’ llevada a una situación bélica actual.

-A raíz de la anterior cuestión, yo como aficionado considero que está habiendo demasiada carga contra el Patronato y un exceso de elogios y piropos a la Alcaldía, que también tendrá su parte de culpa en la (des)organización del COAC…

El Patronato creo que tiene cinco votos, tres de asociaciones y dos del Ayuntamiento. Las propuestas que hemos presentado los autores han sido apoyadas por el ente municipal, que traspasó nuestra petición de eliminar el protocolo, y los otros colectivos tumbaron la propuesta votando en contra. En cuanto a la visión positiva de los autores hacia el Ayuntamiento… De momento no ha dado tiempo a que le demos un palo, creo yo. Depende de la ideología de cada uno. Lo importante es que muchos gaditanos tenemos esperanzas de cambio, especialmente en lo que al concurso se refiere, y eso parte desde la eliminación de un Patronato que no nos representa.

-Tornando a ‘OBDC’: ¿Ves a tu comparsa en semifinales?

Sí, por calidad sí veo a nuestra comparsa en semifinales.

-¿Y un pasito más allá?

Sin pasar a semis no se me pasa por la cabeza, pero una vez allí, ¿por qué no? Esto es como el que juega una eliminatoria, no sabemos lo que pasará en la siguiente fase. Desde luego la acogida de la comparsa por el público de preliminar a cuartos ha aumentado considerablemente. Lo más importante es ser prudentes, ya que ahora mismo estamos en cuartos y nunca antes hemos alcanzado las semifinales, por tanto nuestro objetivo ahora mismo es romper la barrera de los cuartos de final.

Por calidad veo a la comparsa en semifinales. Lo más importante es ser prudentes.

-Como aficionado, ¿cómo estas viendo el nivel de comparsas en 2016?

Una vez que te metes a competir, me cuesta verlo como aficionado. No estoy siguiendo el concurso a tope, me pierdo muchas agrupaciones porque nos coinciden las actuaciones con nuestros ensayos, y no soy de ponerme a ver luego lo que en directo no he seguido. El nivel… pues las grandes en su línea, y la mal llamada clase media apretando mucho. Hay varias comparsas que me han agradado mucho, pero por respeto prefiero no decir nombres.

-Germán, la comparsa que sacastes el pasado concurso, ‘El show de Pinocchio’, o ‘Monstruozz’ el anterior; si por ejemplo hubieran estado firmadas por Juan Carlos Aragón o Tino Tovar, ¿habrían llegado más lejos?

No creo. Es una pregunta muy compleja, es difícil ver a un compañero sacando este tipo de comparsa. Lo que si creo es que nuestra inexperiencia jugó en nuestra contra, porque pienso que pesa más a la hora de decidir, la trayectoria que la obra en cuestión. Pienso que hay que salirse mucho del tiesto para sacar a alguien y que te metan a ti si no eres nadie en el carnaval. Y eso nos ha pasado a nosotros, en especial el año de ‘Mostruozz’, por el concurso de ‘Pinocchio’ no estoy quejoso. En 2014, al margen de la gran conexión con el público, el hecho de que hubiera grandes ausencias abría mucho más las puertas a una fase más avanzada.

-Precisamente, en el COAC de 2014 hubo mucha polémica en torno al pase de la comparsa ‘El patio de las malvas’, a mí personalmente, y no creo ser el único, me pareció cien veces mejor tu propuesta…

No voy a entrar en nombres, lo que sí creo es que nuestra comparsa tenía nivel para estar entre las elegidas. Pero no hay mal que por bien no venga, y el hecho de no pasar pienso que nos dio una notoriedad que de otra manera no hubiéramos obtenido. Conseguimos cuajar un aficionado que empatizaba con la comparsa y esa sensación de ‘injusticia’. Ganamos el premio de la Asociación de la Prensa de Cádiz, el concurso de El Puerto… Fue hasta positivo, aunque obviamente nos hubiese encantado estar en semifinales.

Pienso que hay que salirse mucho del tiesto para sacar a alguien y que te metan a ti si no eres nadie en el carnaval.

-En alguna ocasión has calificado tu comparsa como estrambótica, pero luego vas y haces una introducción del pasodoble a pito homenaje a ‘Entre rejas’… ¿En qué quedamos, vuestro estilo es clásico o transgresor?

Yo creo que ni uno, ni otro. Con ‘OBDC’ empezamos con una transgresión muy grande, en una inspiración de la murga uruguaya, con un popurrí teatral y un pasodoble muy raro. Al principio tienes muchas ganas de innovar, y poco a poco todo va volviendo a su cauce, vas canalizando esa creatividad. Es clave para mí el pase por Los Pabellones y el contacto con los viejos copleros, para saber que las raíces siempre hay que mantenerlas. Intento buscar un híbrido entre la comparsa moderna y lo clásico. La clave es avanzar pero manteniendo la seña de identidad de la comparsa gaditana.

-¿De qué autor, de qué fuente carnavalera bebe tu comparsa?

He bebido de muchas, inevitablemente. Te puedo decir miles, pero para mí es muy importante el paso por la chirigota de El Canijo, Antonio me ayudó mucho, me dio muchos consejos, y para mí es clave a la hora de concebir mi comparsa. También he tomado bastante de Tino y de Juan Carlos.

-Musicalmente, en general, ¿qué influencias tienes a la hora de componer?

De todo tipo. Yo escucho mucho a los cantautores nuevos, tipo El Kanka y Antílopez. Mezclo mucho, en el popurrí llevamos una cuarteta con música de Bruno Mars, y la presentación es un reggae original.

-¿Y en literatura, qué referencias toma Germán?

Sobre todo, como escribo mucha crítica, me gusta leer la prensa crítica, las columnas de opinión, es lo que me enciende y me lleva a escupir fuego. En cuanto a literatura, leo mucho la poesía de Mario Benedetti.

-La inspiración, ¿dónde la encuentras? Por ejemplo, para idear una letra tan original como la segunda que cantasteis en el pase de cuartos desmintiendo el tópico de flojo gaditano…

En cualquier lado, cuando te viene, te viene. Intento buscarla, me gusta mucho andar por la playa y relajarme, sin el móvil, esto es fundamental. Lo más importante es tener las ideas, para luego reflexionarlas y materializarlas. Si hay algo que me llena, me viene el chizpazo y lo escribo; lo de escribir por encargo, no puedo. Respecto a la letra, es un tópico muy injusto que siempre he odiado, sobre todo viendo la generación tan formada que hay. Tenía ganas de argumentar contra este tópico, se me encendió la bombilla al ver que todos los componentes de mi agrupación están moviéndose, ¿cómo nos van a llamar flojos?

Intento buscar un híbrido entre la comparsa moderna y lo clásico. Es clave para mí el paso por Los Pabellones y el contacto con los viejos copleros.

-Pablo Picasso decía que “cuando llegue la inspiración me pille trabajando”…

Yo no la llamo (a la inspiración), me viene sola. Cuando lo intento, lo intento y lo intento; no sale. Necesito estar relajado y activar el cerebro y que me venga una idea que no pueda soportar para plasmarla.

-Volvamos al carnaval. ¿Prefieres un primero con Juan Carlos o un decimocuarto con ‘OBDC’?

Prefiero quedar el 34 con ‘OBDC’. Entre ser autor y componente hay una enorme diferencia de responsabilidad y de trabajo. Vas al Falla de componente y solamente te tienes que preocupar por cantar, vas al Falla de autor y tienes que estar pendiente de mil cosas. No se disfruta igual: el trabajo es inmenso, pero el fruto es mayor todavía. Si algún año quisiera descansar de esa presión, volvería a salir de componente. Pero hoy día me gusta hacer las cosas a mi manera, y mi comparsa supone una forma de expresar mis reflexiones; unos las escriben en Facebook, otros las pintan…

-Siempre me he preguntado, qué ocurre cuando un autor escribe una letra en pro o en contra de una ideología política, por ejemplo, y hay algún componente de la comparsa que no comulga con esos ideales, ¿qué sucede en el supuesto?

Yo creo que el componente cuando sale en una agrupación sabe de que pie cojea el autor. Si hubiera alguna letra que pudiera herir la sensibilidad de alguno de mis componentes, yo le daría la oportunidad de que no la cantase.

Prefiero quedar el 34 con OBDC a ser el primero con Juan Carlos (por ejemplo).

-En una entrevista que le hizo nuestro compañero Miguel Aguilar a García Argüez, el autor viene a decir que tú representas la evolución natural del carnaval, incluso te compara con Martínez Ares en su tiempo. Por otro lado, comenta que astutamente has aliviado el contenido de tu comparsa para adaptarla más a lo que pide el concurso…

Yo soy amigo de Miguel Ángel, y yo creo que es que él me quiere mucho [risas]. Lo que dice, pienso que es bastante gordo, no creo que se corresponda con la realidad. Nosotros intentamos innovar, eso sí es verdad, pero no creo que seamos los primeros ni los únicos. El hecho de que nos comparen con Martínez Ares, es un halago, un honor. Pero nosotros siempre decimos que nos gustaría escribir la historia a nuestra manera, y hacer lo que nos gusta y nos apetece.

Por último, Germán, ¿la vida es bella?

La vida es bella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s