Comparsa El capitán babucha y la tropa que le escucha


Con autoría de Francisco Díaz Quintana, esta joven y canterana comparsa se cuadra en las tablas del Teatro por segundo año consecutivo, con le objetivo de revalidar, como mínimo, la condición de cuartofinalistas lograda con ‘Los que no se cortan un pelo’. El grupo se ha reforzado con voces procedentes de comparsas de cierto peso.

Con tipo de marineros rasos que siguen ordenes del capitán, se presentan en semioscuridad. Suenan voces y guitarras melosamente, cantan con delicadeza, mimando las palabras. “Qué pobre capitán”, se compadecen del superior. Tornan a un tono más desenfadado para satirizar la figura de este capitán con aires quijotescos, quién “renunció a su conciencia, que es la madre de la ciencia”.

Pito, que siguiendo los patrones de la comparsa clásica da paso al pasodoble. Abogan en la primera letra por la igualdad de trato a las agrupaciones, independientemente del nombre de su autor y del presupuesto. Tachan de “espectáculo lamentable” los principios que rigen a la comparsa ‘moderna’. Gratamente cantado y defendido con sentimiento, el pasodoble. Relatan en la letra sucesiva los recuerdos guardados en una caja de cartón de un anciano que es desterrado a un asilo, pero que lleva a Cádiz consigo plasmado en sus viejas reminiscencias materiales.

Hora de los cuplés. Musicalmente fragmentados en dos partes. Letra de máxima actualidad en referencia al bebé de la diputada de Podemos que asistió al Congreso en brazos de su madre. Tienen un cuñado un poco rarito, o al menos eso nos cantan en el otro cuplé. Estribillo cantado con mucho gusto en el que ruegan a Cádiz, que no les dé “un babuchazo”.

Nos adelantan en los primeros compases del popurrí que nos relatarán la historia de “un buen capitán” que perdió el norte. A ritmo de tango (argentino) narran su entrada por primera vez en la ciudad de Cádiz. Hay espacio para el amor, entre el oficial y una sirena. Con sones más distendidos aluden al arduo trabajo que el capitán debe realizar para optimizar la agrupación, acaba este por hartarse. Exponen los requisitos que debe cumplir un “verdadero capitán”, valores y compromisos que deben marcar el comportamiento de un auténtico líder.

Deja un grato sabor de boca esta agrupación, que progresa y da un paso adelante respecto al concurso pasado. Aquí hay futuro.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s