Así te contamos la sesión del 11 de enero


Coro La vuelta a Cádiz en 80 mundos

El coro La vuelta a Cádiz en 80 mundos homenajea aquella serie de Canal sur que se difundió entre los años 1998 y 1999 en las que se ofrecía una visual de la huella que han dejado las costumbres de la provincia de Cádiz por todo el mundo. Ya con ese nombre, podíamos suponer lo que nos iba a traer el coro: una unión entre América Latina y nuestra provincia. Incluso, en mi cabeza se hace eco la famosa letra ‘Cádiz es la Habana con más salero’ de Carlos Cano. Con letra y música de Rafael Pastrana, cuya segunda posición obtenida en la última edición del concurso con La niña bonita dejó el listón bastante alto, la calidad del conjunto siempre está garantizada. Recordemos que este grupo ha conseguido ya 6 veces el primer premio en el concurso con La cuesta Jabonería, Los desoterraos, Los voluntarios, Los tangueros, El amanecer y Los dictadores.

Comienzan iluminados solo por pequeñas luces provenientes de sus sombreros y un pequeño foco. Un aire misterioso que a la vez intriga, algo bueno se acerca. Haciendo un homenaje a uno de los grandes escritores de la literatura de aventura, como es Julio Verne, se presenta este coro como un grupo que nos va a enseñar las maravillas de Cádiz.

Nuestra playa y la bahía gaditana son las protagonistas de su primer tango, que suena de una manera maravillosa. La falseta, sin palabras. De ahí que el público aplauda cálidamente de manera muy acertada. En el segundo tango critican al patronato, un tema que veremos recurrente en este año y que el público también aplaude de manera acalorada.

Los políticos en toas las televisiones’ , Rajoy ‘por ganar se partió la cara’es lo que podemos escuchar en el primer cuplé, donde hay sitio para la política con frases como esta y, luego, para el fútbol con un tema que ya vemos repetido: el lío de Benítez-Cheryshev en el partido del Real Madrid contra el Cádiz C.F.

‘Que de vueltas por el mundo pero sin salir de Cádiz’, un estribillo que no solo es eso es, además, toda una declaración de amor a nuestra tierra a la que todo el mundo acaba volviendo.

La puesta en escena de este coro es espectacular, en ella hemos podido hacer un repaso por Francia, Italia, África, China, Estados Unidos, América Latina, etc. Todos ellos lugares donde podemos encontrar la esencia de Cádiz. Tal y como ellos cantan: ‘Un Cádiz que yo encuentro en cualquier ciudad mundial’.

Tras el final de la actuación de La vuelta a Cádiz en 80 mundos, muchos del público se levantan para alabar la actuación de este coro que ha sido de diez.

Comparsa OBDC. La vida es bella!

Turno para la quinta entrega de la saga OBDC, la comparsa con autoría en música y letra de Germán García Rendón. Este concurso a la que ya es su marca (OBDC), le añaden la coletilla de La vida es bella!. Tres años ya quedándose en la fase de cuartos, estos jóvenes y comprometidos comparsistas buscan un hito en su trayectoria alcanzando las semifinales. Por cierto, esta vez, por fin, no cierran sesión.

El tipo, podemos calificarlo como de supervivientes de la guerra, con cierto estilo tirolés y pantalones a cuadros escoceses. Originalidad ante todo.

“¡Buenos días princesa!”, se presentan con una referencia a la fenomenal y oscarizada película de Roberto Benigni de la que toman prestado el título para la comparsa. Recurren a el bajo eléctrico en estas primeros compases. “Soy Siria, soy Palestina, un gaditano que vive en la ruina”. Su leivmotiv, sonreir ante la adversidad. No perder la esperanza. Fabulosa pieza de inicio. Requeteoriginal.

Melódica y dulce música que da paso al primero de los pasodobles. “No te avergüences”, le cantan al aficionado de los cuatro puntos cardinales de Andalucía. Trío de escalofríos y pelos de puntas. Crítica durísima, señalando con el dedo índice, con nombres, al Patronato. Sin miedo.

!Pasodoblón! Cuenta la que parece una historia anónima de un joven gaditano que encuentra labor, e ilusionado marcha al trabajo con la ropa planchada y el beso de su madre. Ese ‘niño’ es el Alcalde. Giro final que deja boquiabierto al respetable. Chapeau Germán.

Usan sucesivos neologismos, palabras modernas para que me entiendan… ¿Hipster?, “lo que eres carajote”. Original primera letra cupletera. Discusión entre una jovencita adolescente y su padre. La jovencita se llama Manolo. Despiertan risas en el respetable. Buena tanda.  La vida les ha quitado todo… “¡menos las ganas de vivir!” Bonito estribillo, referencia clara al tipo.

Rumbita para dar pistoletazo al popurrí. Repiten, reiteran, subrayan su leivmotiv, el de reir ante la tragedia. ¿La suerte?, “un invento”. Referencias en clave al suceso cotidiano en el que al vendedor viñero de pescado, sin licencia, le ‘secuestró’ el género la policía: invitan a esquivar la ley. Luces fuera y música más solemne, suena el acordeón. Poco a poco, se hace el amanecer, la luz vence la tiniebla. Dejan de “hacer la guerra para hacer el amor”. Se despiden a ritmo de tanguillos.

Pues sí, damas y caballeros, estamos ante la mejor comparsa de este joven autor al que el futuro le augura gloria. Por poner un pero, y que esto tenga un aspecto de crítica, pues quizás este algo chillada. En resumen, la vida es bella, y su comparsa también.

Chirigota El niño Jesús que tenía tu mare en la mesita de noche

Con la letra de Antonio Pedro Serrano Álvarez, que conocemos como ‘El canijo’, y con la música de José María Barranco Cabrera, tenemos a El niño Jesús que tenía tu mare en la mesita de noche que el año pasado disputaron el clásico entre el Real Madrid y el F.C. Barcelona sobre las tablas del Gran Teatro Falla. Aunque en 2015 se quedaron en un quiero y no puedo, y llegaron hasta semifinales, este año parece que vienen a darlo todo.  Aún así, en mente tenemos las bajas que presenta la agrupación este año y que puede que nos afecte a la hora de verlos, aunque hoy no ha sido así.

La actuación comienza de manera imponente con El Canijo vestido de niño Jesús gigante sentado sobre un cojín cantando. Y de pronto, aparecen todos los niños Jesús, es que había más de uno. Tal y como se presentan ‘pertenecen a una pareja muy traviesa’. Una presentación fenomenal.

Aludiendo a la religión y la actualidad, comienza esta chirigota que ha venido pisando fuerte con una indumentaria que ayuda mucho a la idea de la chirigota, que es la de hacernos reir.

El primer pasodoble va dedicado a Cádiz y, en ella,  hacen una analogía de la ciudad y de Jesucristo. Un homenaje muy bonito que viene escrito de la mano de un sevillano que ama a nuestra ciudad y que pide que, como Lázaro, se levante y ande hacia el futuro. La crisis y los refugiados protagonizan el segundo pasodoble de esta chirigota que ‘pide alas a aquellos que se ahogan en el mar’ y critica aquellas vallas de alambre que se parecen a la corona de espinos con la que crucificaron a Jesús.

En las cuplés hay hueco para las elecciones. Y no se escapa ningún político de las criticas, Rajoy menos, ese al que reprochan que para poner orden en un gobierno, primero hay que ‘poner de acuerdo el párpado izquierdo con el derecho’. El segundo cuplé va dirigido a Jesús Bienvenido y su éxito entre el público femenino.

Nos quedamos con el estribillo ‘no tiene tu fe’, después de pedir una entrada para el día 15 en las preliminares. Entre pasajes de la Biblia y Salmos van formando el popurrí que tiene muchos tintes navideños y de Semana Santa, ya que el nacimiento y la vida de Jesús es el tema central.

Con los gritos de ‘Chirigota’ por el público que ocupa las butacas del Falla se despiden Los niños Jesús que tenía tu mare en la mesita de noche, pudiendo decir que han triunfado .

Comparsa Febrero

Febrero es el mes del amor, el mes carnavalero por excelencia y el título de la comparsa femenina de Faly Pastrana Lorenzo, hijo del laureado corista. Este autor sigue una progresión ascendente y busca hacer historia en el carnaval gaditano llevando una comparsa de féminas hasta la gran final. Sorpresivamente, el pasado concurso quedaron apeados en la fase preliminar.

Entra en escena este galeón con las velas desplegadas en la que se aprecia el logo del Gran Teatro Falla. Ellas, van de corsarias con aires muy pero que muy carnavaleros, de serpentina, colorete y caña.

Despliegue de voces y tamborada para la presentación al ritmo del “tataratachín” de estas comparsistas marineras. Explosión de papelillos que avisa que “llega Febrero”.

La música introductoria del pasodoble recuerda a la que utiliza Pastrana padre para dar paso a sus tangos. “Nadie se va de rositas”, carga contra los concejales populares, de quienes dicen que se escudaron detrás de la antigua alcaldesa Teófila Martínez. “La gaviota ya se murio para siempre porque no tuvisteis huevos, ni vergüenza de luchar por vuestra gente”. Dura crítica, quizás poco sólida.

Bandera blanca y lazo rosa (símbolo del cáncer de mama), que siguen navegando y acometen el segundo de los pasodobles, el cual trata una temática amorosa. Amor a la madre que les “ha parío” y que les da “la vida” y padece un calcinoma mamario. El autor va consolidando una música muy característica en los pasodobles.

De un emoticono whasapero que recibe Teófila del Kichi va el primero de los cuplés. Más para la exregidora santanderina, esta vez narran su mudanza de la casa consistorial. Estribillo carnavalero, carnavalero, carnavalero.

Ritmo marcial en los compases iniciales del popurrí. Pestes al bipartidismo, dualidad política con la que consideran que estaba “secuestrada la democracia”. Más cuarteta en contra de la clase política, quienes “disfranzan la realidad”. Dualidad de voces para cantarle a “su ciudad”, obviamente Cádiz y que la califican como “marioneta de un país llamado España”. No consideran más valientes que a los que salen por febrero. “Suenan los pitos”, la caja y el bombo para homenajear al pasdoble chirigotero en una de las cuartetas.

Personal y sinceramente, me gustó más esta comparsa en otras ediciones. Pese a ello creo que este tipo y repertorio es más concursero y les va a dar mejores resultados que el pasado COAC, que no quiere decir que sea mejor, sino quizás más apropiado y más cálido.

Comparsa La olvidada

Desde La Isla de León y tras el descanso le toca actuar a esta comparsa debutante que cuenta con la coautoría de Guillermo García y Alejandro Duro.

Se abre el telón y nos encontramos con unos mineros cuyo pico es una suerte de pito de carnaval. Simil, juego de palabras entre la cantera entendida por mina y la cantera entendida por categoría de inferior añaje. Se arrancan a cantar la presentación tras una melosa introducción de guitarra. Defienden a esa “olvidada, abandonada y maltratada” que es la cantera. Bien cantada, afinaditos estos quince chavales.  Ojo al detalle, el forillo es reciclado de la comparsa ‘Los Bandoleros’ de Los Carapapas.

Pasodobles: a ratos pierden la sincronía en las voces. Más reivindación para la cantera carnavalera en la primera letra, “…prefiero quedarme abajo con mis amigos picando piedra, con mi comparsa”. La temática de la pieza que sigue es una cuerda al pozo de la olvidada chirigota clásica. Mejor cantada esta.

Al son de ‘Soy minero’ de Antonio Molina inician ambos cuplés. Pronostican hasta donde llegará su pase por el concurso en el primero. Ahí quedo la otra letra que gira en torno al tema de la Lotería de Navidad, con un remate que ya está siendo muy recurrido en lo poco que llevamos de concurso, el negro del Whatsapp.

“Tienes que empezar a picar” para iniciar el popurrí. Suceden cuartetas en la que relatan la complicación que supone conformar el grupo más la ardua tarea de componer música y letra. Siguen el relato de lo que precede al concurso. Crítica a los poderes que “nos quieren manejar”. Al tres por cuatro cantan ora a su amor, un amor por la ciudad de Cádiz. A escena salen figurantes con tipos de comparsas ya en la cumbre pero que proceden de la cantera: OBDC, Los Fantasmas del Jona, etcétera…

Algún grito de “campeones”, hombre tanto como para eso… Pero bueno, han cumplido y se han defendido bien, realizando una digna actuación.

Cuarteto Este disfraz tiene delito

Había ganas de escuchar a este cuarteto en la sesión de hoy. Primero por el buen sabor de boca que dejaron estos sevillanos con su ‘noche de perros’ el año pasado y segundo por el poco nivel ofrecido por la agrupación de ayer. Por desgracia, las ganas se quedaron en eso.

El puesto de perritos calientes y el ‘perrichi’ quedan atrás y ahora los protagonistas son dos atracadores disfrazados de cerdo y ¿murciélago? que entran a robar en la consulta de un vidente. Un poco rocambolesco, sí. Una parodia con más chistes que rimas, al estilo del año anterior, aunque con bastante menos acierto en el humor. Algunos puntos salvables, como la huida del disfrazado de cerdo a Marruecos “porque allí iba a estar más seguro, no se iba a ir a Jabugo”.

Termina una parodia excesivamente larga para dar paso a los cuplés. El primero sobre un amigo que empieza a ligar por redes sociales y conoce a una colombiana. Le dice que se venga a España con el alijo y ésta viene con el hijo. Se veía venir. El segundo sobre uno que está tieso y cuando el camarero le intenta consolar diciéndole que vea el vaso medio lleno le dice que entonces no se lo lleve. Menos afortunado que el anterior. El estribillo, lo más salvable de la tanda.

Si ya había aparecido un vidente, luego lo hace un cartero porreta y ahora un comisario de policía. No queda ahí la cosa. Aún hay sitio para un equipo de baloncesto y su mascota vestida de pollo. El disfraz sirve para tirar un par de chistes: se pica, montar el pollo, etc. Aún así consiguen arrancar risas al público presente. El estilo, por cierto, recuerda -salvando las distancias- al del cuarteto del Morera.

Se despiden recordando los buenos recuerdos que les trae el pasado carnaval y las dudas que tuvieron antes de decidirse a volver este año. La losa del año anterior era grande y pare ce que les ha pesado. El nivel de la modalidad marcará su presencia de la siguiente fase.

Comparsa El negocio del siglo

Llega a las tablas del Falla la comparsa de Guille Barea y José Pereira desde Morón de la Frontera. Empieza como si fueran Los Herederos del Levante y eso, aparentemente, da un poco de miedo. Meten el turbo en la presentación con una música muy picadita. Cuentan ser unos controladores del tiempo. Mejoran con respecto al principio, aunque las voces por arriba podrían haberse cosido los labios. A tenor suenan mejor. El tipo recuerda un poco a la comparsa de Joaquín Quiñones, La Corona.

Al grupo le cuesta defender los pasodobles. No es precisamente la afinación lo más trabajado en esta agrupación. Sobre la letra, algo empantanada para hacer un pasodoble criticando al terrorismo islámico. No parece que estas palabras vayan a ser muy recordadas. El punteo del pasodoble suena a un remix de varias comparsas punteras de otros años. A la situación que está pasando la gente en España va dedicado el segundo pasodoble y en el que llama delincuente a todas aquellas personas que votan a los políticos que nos roban. Se moja. Mejor construido el segundo. Letra por encima de la música en ambos. Sin duda.

Perdón que no me extienda, pero esto es lo máximo que merece la pena decir de los cuplés: el primero termina con la palabra pepino y en el segundo afirma que ese pepino está en stand by desde hace 14 temporadas (años, vamos). Estribillo sencillo, sin más. Para que lo escuche la familia.

Sacan una máquina del tiempo real en el popurrí junto con una violinista que suena a música celta. El viaje en el tiempo durante el popurrí consigue destacar por encima del repertorio. Hay cuartetas trabajadas y al grupo se le han quitado ya los nervios y ha cantado esta parte con más fortuna que las anteriores. La crítica al mundo en el que vivimos podría haber estado acompañado de qué harían ellos como controladores del tiempo. Ha faltado. Y ese viaje en el tiempo del principio del popurrí al final era pura escenificación. ¡Qué tipos más extraños suelen sacar las comparsas!

Con la sensación de que es su último pase, pero no se quedarán muy lejos del corte. Bueno, eso que lo diga el jurado. Dónde vamos a parar.

Chirigota Quítate del medio

Desde Mérida llega la segunda chirigota de la noche. El año anterior fueron ‘Las Otras’ y este se presenta como suicidas en una azotea. Tipo e idea arriesgado donde las haya.

Comienzan cantando por ‘La Cuadrilla’ estos suicidas que parece que no están muy convencidos de su empresa. Empiezan a saludar desde las alturas a todos sus familiares: su mujer que lo ha abandonado y que llora “de alegría”, a su cuñado que le debe dinero y se lo devolverá “cuando baje” o a su suegra, que le ayuda a saltar. Al final deciden pensarlo mejor y bajar por la escalera. Simpática presentación que defienden bien pese a la hora a la han tenido que actuar.

El primer pasodoble, al tipo. Cuentan la situación que le ha llevado a planear el suicidio pero también la única razón por la que deciden seguir luchando: su “pequeño superhombre”. Su hijo. El segundo, una critica. Una más. A los perfiles anónimos de twitter que comentan el concurso. “Prefiero suicidarme a escribir lo que uno piensa tras una pantalla”. Un poco exagerado.

Mejor el primer cuplé que el segundo, aunque los dos comparten remate. En el primero, después de repasar todas las formas de suicidio, deciden desvelar la más sencilla: sacar una comparsa cantarle a Sevilla en el Falla. El segundo, también sobre el suicidio, termina de la misma manera. El estribillo, simpático.

Cierran su actuación con un popurri desigual pero, como el resto del repertorio, con algunos momentos salvables que hacen que el pase no sea ninguna locura. Se nota que es una chirigota trabajada y con ganas de agradar.

Comparsa Teatro de marionetas

La comparsa de Paco Catalán hace su aparición. No engañan con el nombre. Puras marionetas idénticas entre sí. Alegoría del tipo en la presentación. Son marionetas, pero ellos se centran en que se sienten marionetas en cómo los manejan los demás. Simplona la música. Se echa en falta un puntito de originalidad.

El autor se homenajea a él y a su padre en el primer pasodoble. Que si su padre no tiene antifaz de oro, él no lo recibirá jamás. Veremos si se cumple. La música es un variado, como cuando comes en un buffet, pero no aciertas con los ingredientes. El segundo al concejal Martínez de Pinillos y su postura sobre las ninfas en el Carnaval. Compara que para el autor la ninfa es la mujer de su ciudad y para el concejal una “mujer florero”. La letra incluso no está mal construida. Por ahí se salva, pero la música… Tiene unos parones que ni Onda Cádiz cuando comenzó a transmitir por internet.

En el primer cuplé le pegaba “un puntazo a la rubia de Cantajuegos”. Me parece que Google va a flipar con las búsquedas esta noche. ¿Cómo es posible que la música del cuplé sea mejor que la del pasodoble? Y en el segundo la mujer de su hermano se come algo, a saber… Vaya tanda más soez de cuplés, es que no se pueden hacer gracias sin recurrir a nada erótico. Herodes, baja. El estribillo dice que los sueños, sueños son. Pues tiene pinta de que los componentes van a seguir soñando con la rubia de Cantajuegos.

Se crece el grupo en el popurrí. Algunas cuartetas merecen la pena ser recordadas. Están bien cantadas y tienen regusto gaditano que se echa en falta. Eso sí, los mejores compases no tienen nada que ver con el tipo y eso quieras que no descuadra. Estará entre esos grupos que sí, que no para el pase a cuartos. Los puntos van a ser determinantes para poder verlos en la siguiente fase. Hay que decir que para venir de marionetas, nuevamente tipo de marionetas, no consiguen aportar ese valor añadido de diferencia a la hora de cantar. A otra cosa, mariposa. Y anda que no hay tipos por descubrir…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s