Marta Meléndez: “Si liderase el PSOE, ya me habría metido en el gobierno municipal”


La vida política de Marta Meléndez es corta pero intensa. En 2007 entra en la primera lista del PSOE para el Ayuntamiento de Cádiz bajo la candidatura de Rafael Román. En 2011 es elegida para encabezar a su partido de cara a las municipales. Logra 7 concejales. En septiembre de 2012 abandona el puesto de portavoz del grupo municipal socialista tras perder las elecciones a la Secretaría General del partido frente a Fran González.  En mayo de 2014 es apartada a causa de su imputación en el caso ISE.

¿Cuál su situación actual en política y dentro del Partido Socialista?

Yo soy militante de base del Partido Socialista, lo sigo siendo y lo seré siempre. Curiosamente hay gente por la calle que me pregunta si sigo militando. Me lo preguntan como si la opción que me hubiera quedado es la de haberme marchado. Yo me considero una militante latente, porque creo mucho en la necesidad de la participación de la militancia. Ahora bien, si no participo no es porque no quiera, sino porque tanto a mí como a otros compañeros se nos excluyó de muchas cosas. Entonces, opinaré lo que creo que debo de opinar, pero no participo porque tampoco nos dejan. Si la actual dirección del partido ha querido dejar de contar con una serie de personas, pues allá la dirección local.

¿Se plantea volver a la primera línea?

No. Igual que nunca me plantee estar en la primera línea tampoco me planteo volver a ella. Yo siempre estaré a disposición del partido si quieren contar conmigo, pero yo nunca llamé para decir aquí estoy. Todas las cosas que he tenido en política han sido porque me las han propuesto. Además, ahora escucho a muchos compañeros decir que vienen a la política a dar ejemplaridad, a aportar, porque son profesionales. En el Partido Socialista hay mucha gente que hemos sido y somos profesionales de lo nuestro y jamás hemos buscado un rédito personal o que nuestras familias sobrevivan de la política. Por tanto, estamos en política cuando se nos ha llamado y nos hemos ido, en mi caso, cuando no se ha querido contar con nosotros. Y sin ningún problema.

La política es algo que me apasiona. Y creo que es algo que se puede hacer en muchos sitios y de muchas formas. Hay tantos colectivos, tantas formas de transformar mentalidades, de ayudar, que tampoco es necesario estar en primera línea para ello.

¿Cómo está viendo la gestión del actual equipo de gobierno en el Ayuntamiento?

Me genera mucho desconcierto el actual equipo de gobierno. Creo que quieren hacer muchas cosas pero no están pudiendo, fundamentalmente por la gestión anterior del Partido Popular. Por otro lado, creo que no están en las cosas que hay que estar. Parece que aún están centrándose y que desconocían lo que tenían entre manos. Yo lo que quiero es que salgan adelante, porque el Partido Popular no puede regresar al gobierno.

¿Qué opina de la actitud que está manteniendo el PSOE?

También me desconcierta. Yo es que tendría otra actitud. Si fuese la líder del Partido Socialista no estaría constantemente en la crítica como se está hoy. Yo ya me habría metido en el gobierno municipal, porque si Podemos no sabe gobernar, y la ciudad tiene que tener un gobierno de izquierdas sí o sí, el PSOE tendría que dar un paso adelante.  Mucha gente te dice por la calle que el PSOE está poniendo zancadillas a un gobierno de izquierdas, y eso el PSOE no puede hacerlo. Tiene que colaborar.

Entonces sobre la negativa al pacto de estabilidad…

Es que entramos en un contrasentido. Por un lado escucho al Secretario General quejarse de que Podemos no negocia las cosas, que no se sienta. Pero cuando ponen delante un acuerdo de estabilidad el PSOE rechaza la posibilidad. Yo creo que, al menos, habría que haberse sentado. Decir que no y cerrar la puerta no me parece adecuado. Pero cuando  se hacen las estrategias hay que pensar también en las consecuencias, y estas pueden ser un peor resultado electoral, algo que a mí como a muchos militantes, nos preocupa muchísimo.

¿Sale el PSOE reforzado o debilitado de esta situación?

No lo sé. Eso lo dirá la ciudadanía que es la que hablará en las urnas. Pero yo escucho por la calle que la gente no está contenta con el papel que está haciendo el PSOE. Y me fastidia tremendamente que se pueda pensar que el Partido Socialista hace más oposición a Podemos que al PP. Porque no creo que sea cierto, al menos en mi etapa en la que yo estuve. Si creo que en los últimos años de oposición no se ha sido tan duro con el Partido Popular. Y es una sensación que tengo desde dentro, como concejala he visto que en muchas ocasiones se ha votado sí al Partido Popular sin hacer ninguna enmienda.

Lo que no se puede negar es que el PSOE, con su peor resultado histórico, tiene una mayor cuota de poder que en las legislaturas anteriores.

Con el peor resultado histórico se nos dijo a la militancia que teníamos que estar contentos, que ahora cualquier decisión tenía que pasar por San Juan de Dios y por Gaspar del Pino. Pero ¿para qué? Porque si es para poner zancadillas y para que la ciudad no progrese no me interesa tener esa llave. ¿Tenemos este poder para decidir que Teófila Martínez vuelva a ser alcaldesa o para que un gobierno de izquierdas salga adelante y pueda funcionar?

¿Ve posible la presentación de una moción de censura de aquí al final de la legislatura?

La moción de censura se puede presentar hasta seis meses antes de que termine la legislatura, así que aún quedan tres años. No sé cuál es el pensamiento del Secretario General en este tema. Yo espero que no lo haga porque eso sería el acabose del Partido Socialista en Cádiz. La gente no nos perdonaría que volviera el Partido Popular.

 

“El PSOE no puede poner zancadillas a un gobierno de izquierda. Tiene que colaborar”

 

Aunque en un principio se planteó presentarse a las primarias para ser candidata del PSOE a la alcaldía, finalmente lo descartó para favorecer la unidad del partido

Mi argumentación para presentarme a Secretaria General era que deberíamos dejar la bicefalia. El PSOE de Cádiz nunca había tenido unicefalia, siempre había tenido un Secretario General diferente al portavoz del Ayuntamiento. Y yo le propuse a la Asamblea que quería ser la Secretaria General para poder unificar criterios y trabajar conjuntamente partido con grupo municipal. La Asamblea me dijo que no y el Secretario General actual presentó lo contrario, que era necesario la bicefalia. Sin embargo, a los tres días, cuando yo dimití, no tuvo problema en asumir las dos cosas.
Entendí que si me presentaba a las primarias para ser candidata estaríamos contando votos, y eso no sería positivo de cara a las municipales de 2015.

¿Sigue pensando que la unicefalia es positiva viendo la gestión actual del partido?

Pienso que la unicefalia es positiva siempre y cuando se le de participación a la militancia, siempre y cuando se generen debates, se cumplan con los programas electorales que se llevan en las candidaturas a la Secretaria General, porque Fran González llevó como propuesta estrella que iba a hacer asambleas cada tres meses, y las hace a los seis meses y porque lo pone en los estatutos, sino lo pusiera a lo mejor ni siquiera había asambleas. La unicefalia creo es positivo porque genera una única línea de desarrollo, siempre y cuando eso no signifique matar a la militancia como se está haciendo ahora mismo.

¿Hacía falta unidad dentro del PSOE de Cádiz?

Sí que deberíamos estar todos unidos, pero podremos estarlo cuando podamos hablar, y consensuar las cosas. Lo que no puede haber es imposición continuada ni formas autoritarias. Un amigo me decía que lo que pongo en el blog debía contarlo en las asambleas. Pero si nos convocan cada seis meses y nos dan tres minutos para hablar…

El día que anuncia su dimisión como portavoz apareció con un libro sobre Los Borgia ¿Tantas intrigas políticas hay dentro del socialismo gaditano?

Me lo regalo mi amigo Luis Ben. Lo que pasa que yo bien advertí a los periodistas de que yo no era Lucrecia (rie). Luis es un tipo muy interesante y muy culto, un buen amigo y compañero. Y me lo regalo un poco para decirme que la política sigue siendo lo mismo. Me regaló también las cartas de Cicerón cuando me presenté a candidata. Habría que preguntarle a él sobre por qué me lo regaló.

Griñan habló de Cádiz-Herzegovina

Nosotros somos un partido con muchísima discrepancia, y siempre ha sido así. Pero igual que Cádiz-Herzegovina se puede hablar de Jaén-Herzegovina o Málaga-Herzegovina, donde hay diversidad hay distintos pareceres, pero yo no creo que esto sea insano. El problema ahora es que tú tienes una opinión diferente y no se piensa que es una opinión diferente, se piensa que es una opinión contraria. Y hay una gran diferencia entre una y otra cosa. La opinión diferente es necesaria. En el tiempo en el que estuve de portavoz hacíamos reuniones de grupo y se debatían todas las iniciativas que se llevaban a pleno, se planteaban todas las propuestas. Me gustó siempre generar mucho debate. No sé si Cádiz-Herzegovina, pero es que no creo que sea malo.

¿Dónde está el límite entre diferencias ideológicas y luchas internas de poder?

Diferencias ideológicas yo creo que no hay, luchas internas dentro del partido las hay, pero por una cuestión que a mi llena de repulsa. Yo creo que la política no puede ser una profesión. A la política hay que llegar con la ambición profesional ya cubierta. Yo estoy radicalmente en contra de compañeros míos, jóvenes, para los que su profesión es la política. Ahí se desvirtúa la intencionalidad con la que tú vienes o con la que tú practicas la política.

¿Penaliza electoralmente aparecer ante la sociedad como un partido divido o inestable?

Inestable no creo. Se piensa que puede ser inestable porque yo creo que durante mucho tiempo esas historias de Cádiz-Herzegovina o de que éramos una jaula de grillos era también una carga del Partido Popular. Porque el PP, a diferencia de nosotros, es muy disciplinado en ese aspecto. Allí al que opina diferente lo machacan, lo echan.

Pero las familias del PSOE siempre han existido.

Las familias del PSOE existían y se respetaban a los que no eran de esas familias. Tengo la sensación de que siempre ha existido un respeto. La gente entraba en la sede, hablaba en la sede. No como ahora. Y existe familia ahora también ¿no? Familia, en singular (rie). Así que yo esos discursos de: “hemos acabado con las familias”. No… no hemos acabado con las familias, hemos hecho una familia. Que no es PSOE. Si fuese una familia única PSOE estaríamos todos dentro, todos nos sentiríamos en nuestro espacio, representados, con ilusión, con esas ganas de equipo cuando hay elecciones. Pero ahora mismo no hay ese impulso. Se echa mucho en falta eso por parte de la militancia.

Una familia controla el PSOE

Si, una sola familia controla el PSOE. Una familia además bastante joven y bastante nueva.

¿Tiene apellido esa familia?

Uno muy común.

¿Había que estar más preocupado por quien se tenía al lado que por quien se tenía enfrente?

Yo nunca estuve preocupada por eso. Otros sí estuvieron muy preocupados por quien se tenía al lado y como crecía el que estaba al lado. De eso se ha estado y se está muy preocupado. Es más una de las cosas que yo dije cuando opté a la Secretaría General fue que yo había intentado ser una portavoz y una política de calle, y había descuidado los despachos. Nunca me preocupe por eso. Y se lo dije al actual Secretario General en referencia a él. Nunca estuve en las intrigas de palacio, ni en las intrigas de despacho y sí estuve más en la intriga de la calle.

 

“Estoy radicalmente en contra de compañeros míos, jóvenes, para los que su profesión es la política”

 

¿Qué ha hecho mal el PSOE en la ciudad en los últimos veinte años para nunca alcanzar la alcaldía?

Me cuesta decir que ha hecho mal el PSOE. Haciendo una reflexión sobre lo que ha pasado en los tres últimos años, en octubre de 2012 Fernando Pedemonte empieza a grabar los plenos y en julio de 2013 aparece Cádiz Directo. Entonces, el PSOE yo no creo que haya hecho nada mal, sino que éramos incapaces de rebatir toda la propaganda y toda la manipulación que hacía el Partido Popular. En el momento en el que la gente ha podido ver cómo era el equipo de gobierno en plena ebullición se ha dado cuenta de que era todo pantomima.

Sin embargo, en el momento en el que la gente se da cuenta de esto, en lugar de votar al PSOE lo hace a Podemos ¿Por qué?

Yo tenía claro una cosa cuando me presenté: cuando la gente vea que Teófila no es como es buscará otro referente, porque la ciudadanía siempre busca referentes. Y nosotros no lo éramos en ese momento. En el momento de votar lo encontró en Podemos y no en nosotros ¿Dónde estábamos? A lo mejor no estábamos haciendo las cosas que debíamos hacer, a lo mejor estábamos más en las intrigas y en las luchas internas que en lo otro, que en la calle.

¿Se ha hecho autocrítica en el PSOE tras lo ocurrido?

No se ha hecho autocrítica porque se ha asumido eso de que somos la llave, de que todo pasa por San Juan de Dios y Gaspar del Pino y con eso estamos contentos. Eso es lo que ha ocurrido en la asamblea. Se dijo que se asumía la responsabilidad, pero no se ha asumido por ningún lado. Y no se ha hecho autocrítica porque se ha vendido que era un momento muy bueno para el partido y era una oportunidad para el partido estar así, pero es una oportunidad solo si se aprovecha.

¿Ha perdido el PSOE el espacio de la izquierda en la ciudad?

Espero que no. Lo que pasa es que nos hemos movido en los últimos años, en la última década, en la ambigüedad de donde estábamos, si en el centro o en la izquierda. Yo siempre he dicho que deberíamos defender las posiciones de izquierda y demostrar que somos de izquierda. En los últimos años hemos estado con eso de que el electorado de centro es el que permite gobernar, y al final ha aparecido alguien que se considera más de izquierda. Y no es verdad. No es verdad que Podemos sea más de izquierda que el Partido Socialista. Yo espero que el electorado no se canse de nosotros porque hemos demostrado que sabemos gestionar, que sabemos gobernar.

Un grupo de ex militantes y cargos socialistas pidieron el voto para Podemos en las últimas elecciones andaluzas.

En su derecho están. A mí me parece mucho más preocupante que algún dirigente socialista diga que prefiere al PP gobernando o un pacto con el PP. Que determinados militantes que se van del partido porque no están de acuerdo con las políticas planteados o con lo que representan los dirigentes socialistas, que creo que es lo que hay de fondo en esa cuestión, propongan a Teresa Rodríguez como persona a votar es algo legítimo. Otra cosa sería que fuesen militantes, entonces estaríamos hablando de palabras mayores.

¿Cómo ve las posibilidades del PSOE de cara a las generales del próximo día 20?

Yo creo en la remontada. Después del debate del otro día, a pesar de lo que dijeron los periodistas, yo dije que Pedro Sánchez ha ganado el debate. A lo mejor no pareció el más empático, pero si tenía ese plante de presidente que no tenían ninguno de los demás candidatos, y la gente necesita esa confianza para depositar su voto. Eso que decía Gabilondo el otro día de todos contra el PSOE, yo creo que beneficia a la remontada.

De cara a posibles pactos y acuerdos ¿Qué tipo de alianza sería más positiva para el Partido Socialista?

Para la ciudadanía la más positiva sería  un acuerdo PSOE-Podemos. Yo no creo que Pablo Iglesias se pueda permitir el lujo de no apoyar a Pedro Sánchez para ser presidente del Gobierno y cambiar las políticas en este país. No creo que se pueda permitir ese lujo ni creo que le dejasen.

¿Qué opina de las listas que ha presentado el PSOE al Congreso y Senado por Cádiz?

Bien, pero creo que debería haber más libertad a la hora de diseñar la lista. Las agrupaciones hacen sus asambleas, proponen nombres pero últimamente vemos que todo está diseñado desde la ejecutiva provincial. Pero los candidatos y las candidatas son buenos, siempre y cuando luego lo demuestren. Algunos casos como el de Salvador de la Encina está más que demostrado que lo es y luego el resto son nuevos, presentan más bien la renovación, por lo que tendrán que demostrar que son capaces de trabajar al cien por cien.

 

“A lo mejor no estábamos haciendo las cosas bien. A lo mejor estábamos más en las intrigas y en las luchas internas que en la calle”

 

¿En qué punto se encuentra la investigación del caso ISE?

Sigue investigándose, aun no tengo noticia alguna del informe famoso que dijo el Diario de Cádiz hace tres meses. Ese informe nunca ha llegado a nuestras manos, así que no se ni si existe. La justicia es lenta, pero yo espero que el resultado final sea positivo para mí y salga pronto, cuanto antes mejor, de esta situación. Pero el juez se lo está tomando con calma.

¿Cómo valora la actitud que desde el partido se tomó ante su situación?

Es muy lamentable lo que está pasando con muchos políticos y políticas en este país. Yo en mis clases hablo de la Constitución y hablamos de derechos fundamentales. El artículo 24 contempla 11 derechos fundamentales en el ámbito procesal, uno de ellos es la presunción de inocencia. A mí me llama mucho la atención y me causa absoluto sonrojo como se está tratando a las personas imputadas en este país. Cualquiera, en cualquier momento, puede ser imputado. Eso no significa que tú puedas haber hecho algo, eso significa solamente que el juez tiene unos indicios y que está investigando, y por lo tanto, mereces la presunción de inocencia.

En el Partido Socialista tenemos un código ético que dice que mientras no haya juicio oral, que es un procesamiento, esa persona no tiene que dejar el cargo. A mí no se me trato de ese mismo modo…

¿Hubo trato desigual?

Trato desigual y una doble vara de medir, pero desde arriba hasta abajo. Desde la ejecutiva federal hasta la ejecutiva local.

¿Se sintió sola?

No, porque tengo muchos compañeros que creen en mi inocencia, y que me acompañaron. Pero también tengo la certeza de que los compañeros que me impusieron una medida tan injusta como oficializar lo que ya se venía haciendo -porque a mí el Secretario General me aparta de mis funciones como concejala no en ese momento, me aparta antes, lo que pasa es que ese momento lo utilizó para darle oficialidad a lo que ya venía haciendo-  estoy convencida de que todos los que pidieron el acta de concejala aquel día que lo llame “consejo de guerra”, el 5 de mayo de 2014, incluido el Secretario General, saben que soy inocente. Y saben que demostraré mi inocencia. Pero entonces ya me dará exactamente igual.

¿Hubo uso político?

Claro que se usó políticamente. Yo no podía pedirle a la alcaldesa acceso a la información, por ejemplo, porque el portavoz había decidido que todo lo que pidiésemos los concejales a la alcaldesa debía de pasar por su visto bueno. Y las cosas que yo pedía nunca tenían el visto bueno. Siendo Rafael Román portavoz yo era de las más activas, siempre llevaba alguna iniciativa a pleno. Rafael en ese aspecto fue magnifico, me dio todo tipo de posibilidades. Sin embargo, llego Fran González y se me calló. Se me invisibilizó. En ese momento utilizó la imputación para darle oficialidad a algo que ya venía haciendo.

Yo creo que al final el partido socialista ha perdido. Perdió tres personas en el grupo socialista que éramos de las más expertas en aquel momento, se nos apartó, se nos echó a un lado. No sé si eso ha tenido algo que ver con las consecuencias electorales que hemos tenido en las elecciones municipales.

 

“Estoy convencida de que todos los que pidieron el acta de concejal, incluido el Secretario General, saben que soy inocente”

 

¿Cómo ha sido el regreso a la docencia después varios años en la política?

Volví a las aulas hace un año y siete meses, y estoy encantada. Me siento como en una segunda juventud. Yo soy una docente vocacional y después de la situación traumática que viví en marzo y luego en mayo de 2014, que fueron dos meses muy duros, volver a las aulas fue como volver a reencontrarme. Dar clases es algo extraordinario.

¿Ha sido algo terapéutico?

Mucho. Yo doy clases de Derecho del Trabajo en FP, en una asignatura que se llama Formación y Orientación Laboral. Enseñamos a los alumnos todo lo que es proceso de búsqueda de empleo, cómo abordar el derecho desde el punto de vista de los trabajadores, etc. Entonces estoy todo el día llamando a la reivindicación. Esto me permite seguir haciendo lo que hice durante un tiempo en la política.

Además, me ha servido para volver a palpar la realidad. El tiempo que estás en política, y aunque tú procures estar en la realidad social, conociendo los barrios, sus problemas, etc. al final estás un poco aislado. Cuando te reencuentras con alumnos que vuelven a la formación porque el mercado laboral los ha expulsado, que están cansados de llamar a las puertas para tener una oportunidad piensas: lo mío es una tontería comparado con lo que hay.

Echando la vista atrás ¿Con que momentos de su carrera se queda?

Con muchos momentos. En el Ayuntamiento he aprendido mucho, desde administración local a una rama del derecho que de otra forma no hubiera podido conocer. Fue un crecimiento tanto personal como profesional. Además están las riñas con el Partido Popular o esos momentos de hacer casi de Sherlock Holmes, como me pasó cuando denunciamos el tema de deportes en 2010. A partir de un decreto encontré que habían abierto un expediente disciplinario a un funcionario porque no había hecho las conciliaciones bancarias de deporte y a partir de ahí empezamos a tirar del hilo.  Y también la labor de proposición, yo siempre he intentado llevar propuestas a pleno y nunca he dejado pasar una ordenanza fiscal sin hacerle las alegaciones. Siempre he querido que quedara constancia de que el Partido Socialista estaba trabajando.

En lo personal he conocido a muchísima gente estos años. Gente de distintas ideologías con las que me llevo muy bien. Y, sobre todo, me quedo con encontrar a un grupo de amigas, todas ellas del entorno del partido, y especialmente reforzar mi amistad con Marisa de las Cuevas, que ha sido mi gran apoyo en estos ocho años. La conocí cuando tenia 14 años, fue mi profesora y la persona que me introdujo en el partido.

La etapa como candidata fue extraordinaria también. Un momento de mucho sacrificio pero también de muchísima ilusión, trabajando junto a un equipo extraordinario de casi cuarenta personas.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s