La tuna se hace mujer en Cádiz


Semanalmente, cuando la amurallada ciudad oscurece, un grupo de gaditanas se reúne en los interiores de la Facultad de Medicina con más años de España, aquella que acompaña en la Plaza Fragela al Templo de los Ladrillos Coloraos. Se encierran un par de horas, martes y jueves, entre cuatro paredes con laudes, guitarras, bandurrias y panderetas para ensayar; ampliar y mejorar su repertorio. No hablo de una agrupación carnavalesca, que sería lo propio por estos lares, sino de una tuna. Sí, una tuna femenina, leen bien. Sucesoras de una extinta estudiantina de féminas de Filosofía y Letras que desarrolló su actividad tunantesca en Cádiz allá cuando la democracia retornaba al país. Adoptadas (apadrinadas) bajo el ala protectora de la Tuna de Medicina de Cádiz, con gran tradición y recorrido; activa desde los años 2o y acogedora de hoy prestigiosos médicos de la provincia, incluso el escritor José María Pemán llego a integrarse en ella.

La tuna puede sonar a antiguo, a algo pasado, de otros tiempos, de otro siglo. La realidad contradice este parecer, ya que esta tradición grupal y musical vive un momento dulce, con auge de más y más grupos, inclusive de féminas. Sí es cierto que como el toreo, la tuna, aunque en constante remodelación, se rige por unos principios y valores de antaño. Dentro de la misma, hay un código de comportamiento y unas leyes no escritas que deben ser respetadas por todos y cada uno de los miembros de la estudiantina. Hablamos de agrupaciones del presente que respiran conforme marcan sus raíces y fundamentos dictados en el pasado. La jerarquía dentro de los grupos, las uniformadas vestimentas heredadas de los sopistas, los rangos internos y el respeto, los valores de amistad y compañerismo, el valor de lo masculino, o los ritos; dan fe de ello.

A mediados de 2014, un grupo de estudiantes de Medicina impulsadas y motivadas por la actividad de la Tuna gaditana de dicha rama, se reúnen para sembrar la semilla de la primera tuna femenina de Cádiz en el siglo XX. Pocas, sin apenas conocimientos musicales, sin idea de la vida tunantesca, unas valientes encabezadas por Furo, Suelas, Prestá y Cejas (así se les apoda y conoce en el mundillo de la tuna), se disponen a crear la Tuna Femenina de Medicina de Cádiz. En octubre de 2014, bajo el manto protector y un ligador cordón umbilical de la Tuna de Medicina (masculina) comienzan los ensayos y dan inicio a sus correrías. Sus objetivos: tender la mano a la amistad, perpetuar la tradición a la que se sintieron llamadas, y por supuesto pasarlo bien.

A día de hoy, un año y un mes después de su agrupación, no puede ser consideradas tunas como tal, pese a que lo sean a ojos de los que no conocemos este mundo tradicional y místico. Hoy ellas, las cuatro fundadoras o pioneras son novatas o laillas; otrora portaron una bata blanca, tras la que vino una sotana de cura y tras ella la fase de tortuga o prelailla, en la cual ya pueden llevar el traje de tuna aunque sea en una mochila. Y aguardan pacientemente la espera a que llegue el día en que sus padrinos, los de la tuna de Medicina, les concedan la distinción de tunas y puedan con orgullo portar la beca amarilla que caracteriza a esta rama sanitaria. No acusan las novatadas a las que son sometidas, ya que las consideran de ayuda, de impulso al mundo del tuno.

La amistad y los viajes son los principales activos que estas tunas sacan de su militancia. Consideran vocacional el ser tunante, “el que no sirve, no sirve” afirma Furo. Ya que detrás de tantos buenos momentos y anécdotas divertidas, hay mucho trabajo de ensayos y sacrificios. “La tuna te devuelve lo que tú le das” comenta con rotundidad Suelas. Cantan y tocan principalmente canciones del folklore hispano, “la típica es Clavelitos”, aunque su repertorio va ampliándose conforme avanzan en su andadura. Quieren gaditanizar su repertorio, incluir algún tanguillo que puedan hacer suyo. La provincia de Cádiz, por lo general les acoge con gusto y de buena gana, especial predilección por ellas tienen las señoras mayores. Los hosteleros no suelen poner pegas a la hora de que parcheen (canten a cambio de unas monedillas) en sus locales. No dudan en que dentro de los límites provinciales es Sanlúcar de Barrameda su rincón predilecto, allí es donde consiguen hacer mayor caja, además de lograr una fuerte compenetración con su gente. Por el contrario, Cádiz capital no suele ser la más generosa, “cuesta sacar dinero, especialmente en el centro” comenta una de las novatas.

Sus fronteras no son las que marca Cádiz. Pese a su breve trayectoria, estas estudiantes han probado la vida nómada del tunante con viajes por todos los rincones de la geografía española, incluso por Europa. Los desplazamiento se lo costean con las ganancias que sacan de sus actuaciones. Este septiembre fueron testigo del Festival de Tunas de Eindhoven en Holanda. En verano, se lanzaron a la aventura. En un mapa señalaron con una cruz las ciudades del país donde había otras tunas femeninas, dispuestas a visitarlas una por una en un enriquecedor viaje de quince días. Como dijo aquel: “Con cuatro viejos trapos y una caravana, carretera y manta…”. En este periplo pudieron hacer escala en Málaga donde visitaron a otra tuna compuesta por mujeres, la de Medicina de la capital malagueña, con la que mantienen una estrecha relación. Aprovecharon también la ocasión para apearse en Alicante y compartir experiencias con la tuna de féminas más antigua de España, la de Derecho. Hasta Oviedo que llegaron, cantando y viviendo la noche, durmiendo y comiendo muy poco.

La solidaridad es uno de los valores en los que se envuelve esta agrupación. Han cantado en geriátricos, como el de la Candelaria en Cádiz. Han visitado a sus mayores para animarlos en malos momentos. La semana que viene acudirán a UPACE en San Fernando a cantar.

A la espera de que sus padrinos les concedan el privilegio de ser tunas, ellas siguen con su intensa agenda de actividades, “sin descuidar los estudios, somos responsables” afirma Furo. Por lo pronto, este viernes realizarán su primera ronda a unos varones…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s