Un carnaval con barretina


1100 kilómetros, esa es la distancia que separa a las costas gaditanas de las playas de la periferia de Barcelona. Allí, en la localidad de Sant Adriá, junto a la desembocadura del río Besós, resuenan durante múltiples tardes y noches del año los acordes de un ritmo familiar, el tres por cuatro. En esta ocasión, es el viento de tramontana y no el de levante el que desperdiga el eco del bombo y la caja sobre las ventanas de los edificios de una ciudad tradicionalmente socialista, con un peso importante de la inmigración de que llegó del resto de España desde las décadas de los 60-70,  y de la que el protagonista de nuestra historia, Toni Álvarez, conocido como Zika, es hijo.

Hoy, desde la distancia conocemos más su historia, la de la Asociación Cultural de Agrupaciones Carnavaleras “El Bastinazo”, que preside desde 2012, y la de cómo se desarrolla y transmite el carnaval en la que es considerada la novena provincia andaluza, Cataluña.

LA CONSTRUCCIÓN DE UNA PASIÓN

Para comenzar Zika, cuéntenos como llegó a Cataluña. ¿Naciste allí siendo hijo de gaditanos, eres gaditano que emigró? ¿Qué te une a Cádiz?

Bueno, para empezar llámame de tú, aún tengo 38 años y me considero joven.

Mi caso particular es uno de los más atípicos dentro de los que se pueden encontrar en El Bastinazo. Soy hijo de emigrantes, sí, pero mi padre es manchego y mi madre extremeña. A pesar de ello siempre he abrazado a Andalucía y me siento gaditano, tirando de esa expresión quizás un poco manida de ‘un gaditano nace donde le da la gana’.

Teniendo esto en cuenta, ¿cómo surge ese gusto por el carnaval?

Todavía tengo grabada en la retina esa primera experiencia. Fue un día donde el presidente de una asociación a la que pertenecía mi familia trajo una cinta de VHS con grabaciones de Canal Sur. Dentro, coplas de las chirigotas del Carapalo, Un montón de guanaminos de 1987 y El crimen del mes de mayo de 1989. También estaba la comparsa de Quiñones El baratillo de 1998. Fueron sus pasodobles con los que por primera vez solté las lágrimas, no porque fuese Quiñones, sino porque me emocionó de verdad (risas). Después de aquel contacto inicial, ya no pude dejar de amar el carnaval.

A partir de ahí el gusanillo no paró de crecer. Gran parte de la culpa la tuvo José Luis Jimenez, “El Luiti”, un magnifico loco gaditano, componente de aquel mítico grupo de  los ye-yes gaditanos, que tuvo a bien la idea de retomar su actividad carnavalera, allá por 2003, creando una chirigota de chavales entre los que me encontraba. Digo retomar, porque este hombre ya llevó en la década de los 90 a varias agrupaciones al Falla desde la Casa de Cádiz en Barcelona. Tras cuatro años decidió volver a dejarlo y en ese momento tomé el relevo en autoría y dirección durante tres años.

Toni Alvarez, Zika, presidente de “El Bastinazo”.

Después de esos gateos iniciales en la afición, ¿cómo comienza a esbozarse la idea de crear una asociación de carnaval en Cataluña?

Una vez finaliza esta etapa, me propuse una meta bastante ambiciosa, crear una comparsa masculina, que llegaría a ser la primera en Cataluña en ese momento, y compaginarla con una chirigota, eso llegaría en 2012. Todos los componentes eran nuevos, aunque muchos nos conocíamos de movernos en el círculo andaluz de Cataluña. Además, ese mismo año logramos sumar también a la comparsa mixta con la que la familia siguió creciendo. En ese momento, vimos como teníamos los ingredientes necesarios para crear la asociación: gente suficiente y ganas para darle vida a “El Bastinazo”.

UN BASTINAZO DE COPLAS

¿En qué año nace El Bastinazo?

“El bastinazo” se creó de manera oficial en 2012.

 ¿Fueron muchas las complicaciones a la hora de arrancar?

La constitución de una asociación es aquí relativamente sencilla. También nos ayudó que hubiera personas que nos facilitaran todos los procedimientos en relación a los estatutos. La única exigencia de la Generalitat es que la primera palabra sea asociación, pudiendo añadir luego tantas derivaciones como desees.

En nuestro caso esas derivaciones son muchas (el nombre completo es Asociación Cultural de Agrupaciones Musicales Carnavaleras Gaditanas de Catalunya “EL BASTINAZO”), porque ingenuamente pensamos que al añadir más términos podríamos optar a más ayudas institucionales. En la actualidad, debido a la difícil situación económica, esos apoyos han sido escasos, pero lejos de esto siempre tratamos de subvencionarnos de forma autónoma.

En relación a la localización de la asociación, ¿por qué en Sant Adriá de Besos y no en otra ciudad?

El motivo de situarnos en Sant Adriá guarda su pequeña historia. Al iniciar la aventura, el lugar elegido fue Badalona, una ciudad colindante donde una agrupación amiga, La Casa de Utrera, nos cedió un local. Al tiempo, tuvimos problemas con algunos vecinos por el ruido del bombo y la caja. Ante esa situación acabamos en Sant Adriá gracias a la colaboración de la Hermandad Rociera de la Rocina que desde el minuto uno se volcó con nosotros.

Más tarde pusimos en marcha gestiones con el Ayuntamiento de Badalona para tratar de volver, solicitando un local. Sin embargo, el proceso se tornó complejo, a la par el Ayuntamiento de Sant Adriá fue dándonos facilidades, escucharon nuestro proyecto, abrieron los brazos y terminamos constituyendo “El bastinazo” en este lugar.

Zika cuéntanos un poco algunas de las características de los grupos que emanan de “El bastinazo”

Aunque en otras épocas llegamos a contar con tres grupos, como ya dijimos antes, en la actualidad solo sacamos la chirigota masculina. En cuanto a sus miembros, existe mucha variedad. Proceden de diferentes puntos: Sant Adriá, Sabadell, Rubí, Mataró, incluso Pineda de Mar a 60 kilómetros. También contamos con algunos gaditanos, para los que participar en la agrupación supone mantenerse cerca de casa estando tan lejos.

Independientemente del origen, lo que más nos une son las ganas de disfrutar encima del escenario. Razón de ello es que, varios de los componentes que se han ido sumando, lo hicieron después de haber visto alguna actuación.

UNA CITA ESPECIAL, EL FESTIVAL DE LA FECAC

¿Cómo se estructura el carnaval en Cataluña?

Bueno, a lo largo de la temporada se celebran diversos encuentros, pero entre todos, el Festival de Comparsa y Chirigotas que organiza la FECAC (Federación de Entidades Culturales Andaluzas en Cataluña) con trece ediciones a sus espaldas, quizás sea la cita más esperada. Salvando las distancias y aunque aquí no se compite, sí se podría decir que es lo más parecido al COAC en Cádiz. Es importante destacar que para poder participar en este encuentro las agrupaciones deben hacerlo representando a alguna de las asociaciones que se integran en la federación.

¿Cuántos grupos se mantienen activos en la actualidad?

Guardando relación con la respuesta anterior, a día de hoy el carnaval de Cataluña se mueve entre las 10 y 15 agrupaciones procedentes de distintas localidades como Santa Coloma, Mataró, Esplugues, Cerdanyola, L´Hospitalet, Badalona o Tarragona.

Cuéntame un poco, ¿Cómo organizáis todo el calendario a la hora de sacar adelante cada año a esas agrupaciones?

En nuestro caso particular, el trabajo que desarrollamos es bastante similar al de Cádiz, aunque con algunos matices destacables. Empezamos los ensayos en septiembre, algo en lo que coincidimos, pero al no haber concurso, donde situar fases preliminares, semifinales o final, para nosotros la fecha de referencia la marca el festival de la FECAC, que siempre se ha celebrado en marzo.

El motivo de que sea en este mes y no en febrero, más acorde con la tradición gaditana, es porque siempre se esperaba a la finalización del Falla con el objetivo de traer a alguna de las mejores en el concurso gaditano. En épocas de mayor holgura económica pasaron por el festival nombres como el Selu, Remolino, Carapapas o el Canijo.

Más allá del calendario y redundando en el apartado de diferencias, algo que sí nos cuesta la misma vida es encontrar una buena instrumentalización. Es muy complicado dar con guitarristas y más aún con la percusión. Ante esta dificultad, una de las acciones que se mueven en el fondo de “El bastinazo” es lograr formar a nuevos músicos con el fin de poder suministrar, con mayor facilidad, a tantas agrupaciones como lo necesiten.

Chirigota de “El Bastinazo” 2015, “Si me dan a elegir me quedo contigo”.

TAN LEJOS PERO TAN CERCA

¿Seguís con detalle el discurrir del COAC?

Sin lugar a duda, algunos, entre los que me incluyo, estamos enchufados a internet desde preliminares, siguiendo la web de Onda Cádiz para no perdernos nada. También por los grupos de Whatsaap, que se colapsan con las primeras opiniones sobre lo que va dando el concurso.

¿Mantenéis amistad con alguna agrupación de Cádiz?

Conozco a grupos que sí mantienen un contacto más o menos directo con agrupaciones de Cádiz. Personalmente, sí he hablado alguna vez con autores o componentes, pero por mi manera de ser tampoco me gusta ser demasiado pesado. Eso sí, me encantaría que pudiera producirse un hermanamiento general entre ambos carnavales.

Una de las noticias bomba en el mundillo ha sido el regreso de Martínez Ares a la modalidad de comparsa ¿Qué valoración te merece?

El retorno de un grande siempre es bueno en todos los aspectos, y Martínez Ares lo es. Desde una perspectiva de aficionado y no como fanático, pienso que ante su vuelta pueden ocurrir dos cosas: que venga con la misma categoría con la que se fue o que después de todo el bombo mediático creado tras su ausencia durante trece años, su obra no tenga el nivel de las expectativas generadas, aunque no creo que sea el caso.

¿Habéis pensado alguna vez en pisar las tablas del Falla o supone una quimera inalcanzable?

Es la eterna ilusión, no creo que en Cataluña exista agrupación que no haya soñado con ese momento. Todos lo hemos comentado en alguna ocasión y aunque sabemos de la dificultad que entraña, no se descartará nunca. Ojalá algún día podamos ver o escuchar a una chirigota o comparsa catalana cantar en el “templo de los ladrillos coloraos”, sea o no de nuestra asociación. Sería un honor, pero siendo realistas, pienso que ningún grupo se va a lanzar sino cuenta con un repertorio digno, algo que requiere de un esfuerzo y dedicación exageradamente totales.

¿Y si algún día te despiertas de ese sueño y te levantas en los camerinos del teatro gaditano?

Para nosotros, y hablo por todos, no tengo dudas en que sería uno de los días más felices de nuestras vidas. Somos enamorados de Cádiz y su carnaval y pisar el corazón de toda esa afición sería algo imposible de definir con palabras.

EL POPURRÍ POLÍTICO

Últimamente desde el carnaval de Cádiz es habitual que surjan letras dirigidas a responder ciertas declaraciones desafortunadas procedentes del nacionalismo catalán que parece ensañarse siempre contra Andalucía.

Al respecto, ¿cree que esto es así por qué los comentarios desde la política provocan esta respuesta o por qué quizás en Andalucía se haya extendido el prejuicio de que en Cataluña existe un cierto resquemor hacia lo andaluz?

Respecto a esta pregunta, cabe decir que se trata de un tema sobre el que existe mucho tabú y mala información, eso sin olvidar la cantidad de políticos “bocachanclas” que existen en todas partes.

Para responder me voy a remitir a datos. Cataluña es considerada en muchos campos como la novena provincia andaluza. Si nos detenemos a buscar, podemos comprobar cómo la Junta en 2010 cifraba en 800.000 los andaluces emigrados a Cataluña desde los 60 hasta la actualidad. Eso sin sumarle los hijos y nietos de muchos de ellos, que siguen muy unidos a su origen familiar. En el área metropolitana de Barcelona existen 105 asociaciones andaluzas. Con eso y con más es imposible ningún tipo de odio mutuo por ninguna de las partes.

Dentro de la esfera política es donde se vierten opiniones poco estables, que buscan de forma malintencionada hacer daño, dando a entender cosas que no son como realmente están transmitiendo.

¿Cómo se ha vivido desde dentro del círculo andaluz cercano a ti, todo el debate plebiscitario abierto en torno a las pasadas elecciones del 27S?

Haciendo una reflexión en líneas generales y sin que resulte tediosa, te diría que aquí solo se anda escuchando a unos pocos, que son los que hacen ruido, mientras hay otros tantos, más silenciosos que también existimos. La realidad, desde mi punto de vista, es que hay mucha menos independencia de la que se vende. No creo estar muy alejado de lo cierto si me aventuro a decir que muchos de los que piden la independencia dejarían de reclamarla si se pusiera por delante un acuerdo fiscal. Espero que nadie se enfade, pero los independentistas de corazón y sentimiento son 4 gatos.

Aunque pueda resultar sorprendente, tengo que añadir que hay bastantes gaditanos emigrados sobre todo en las últimas dos décadas y a los que he ido conociendo, que están a favor de la independencia porque consideran que es más beneficioso para sus propios intereses.

¿Cómo se ha vivido en la colonia gaditana el cambio político que tumbó a Teófila Martínez, después de 20 años, para darle el bastón de la alcaldía a José María González, “Kichi”, un carnavalero como vosotros?

Bueno, pienso que lo vivimos como la mayoría. Ha sido emocionante. Por una parte no se entendía que Teófila siguiera después de tantos años en el cargo, cuando parecía que la gente no la quería. La llegada de Kichi es aire fresco, un gaditano de la calle, que sabe a pueblo. En definitiva un “menda lerenda” que llega a la alcaldía y sobre el que recae una gran ilusión. Le queda un trabajo duro y le costará levantar Cádiz, pero ojalá lo logre.

PARA TERMINAR

Sin ser gaditano de sangre Toni Álvarez, Zika, ha dejado plasmado entre estos párrafos su amor por Cádiz. Antes de acabar nos comenta que por motivos laborales, se encuentra en paro,  y que por ello desde 2009 no ha vuelto a pisar la capital. Al conocer esta situación, le preguntamos si la echa de menos, si volvería para quedarse, dando como respuesta esto…

Recuerdo, como si fuera ayer, que llegando a Puerta Tierra con el coche de alquiler, aquella primera vez, tuve que echarme a un lado y parar, los ojos se inundaron de lágrimas. Por fin estaba en Cádiz, por fin estaba en mi tierra, no hay otro lugar a donde quisiera irme, emigrar, vivir y morir. Cádiz robó un día mi corazón y se quedó deambulando por sus calles desde entonces. Parece una falacia, un atrevimiento de alguien que no es de ahí, pero Cádiz me duele, me enamora y creo que sería el único sitio donde podría ser completamente feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s