Sociedad

La red se llena de oportunidades gaditanas


Perfil Diego PereiraLa era digital es una onda expansiva imparable. Las redes sociales no solo han convertido las relaciones sociales en una interacción con la pantalla, sino también las relaciones comerciales. En Facebook, un escaparate dedicado a la compra-venta de productos de particulares en la provincia de Cádiz va camino de los 30.000 usuarios. Este baratillo virtual, denominado Oportunidades gaditanas se ha convertido en el subterfugio ideal para miles de ciudadanos asfixiados por la precariedad laboral que asola a la provincia. Pero se podría decir que es uno de tantos: Cambalache gaditano, Compra-venta gaditana y otros grupos con nombres extraídos de la misma cubitera esparcen sus telares por Facebook.

Aunque nadie ha inventado nada pues desde que el hombre utiliza el dinero para comerciar las operaciones de compra y venta han marcado la vida de la humanidad, las nuevas tecnologías y el desolador panorama que ha dejado la crisis económica en la provincia de Cádiz –única en España en sobrepasar el 40% de la población en paro- ha hecho aflorar nuevos canales por los que buscar un plus económico. Es el caso de la plataforma creada en la red social Facebook por Juan Carlos del Campo, Oportunidades gaditanas.

Aspecto de la página oficial en Facebook de Oportunidades gaditanas.

Aspecto de la página oficial en Facebook de Oportunidades gaditanas.

Camino de las 30.000 personas unidas al grupo, Oportunidades gaditanas se ha convertido en el baratillo virtual de la provincia de Cádiz. Por vender, se vende cualquier cosa. Desde los muebles de una casa hasta un simple teclado de ordenador. Ropa, consolas y videojuegos, móviles, bicicletas, impresoras, bisutería, relojes, trajes de comunión, accesorios para el pelo y para bebés, limpiaparabrisas, cámaras fotográficas y podríamos seguir mencionando mil objetos diferentes que se dan cita en Oportunidades gaditanas. La ansiedad por vender es palpable en el tiempo. La velocidad con la que se insertan los anuncios así lo demuestra: 30 por cada 15 minutos.

Otras páginas similares a Oportunidades gaditanas sirven a los ciudadanos para seguir comerciando con sus propios artículos. Gangas gaditanas o Compra-venta gaditana son algunas de las páginas que poseen este fin. Sus seguidores no llegan al flujo de Oportunidades gaditanas, pero suponen otra opción ante la aglomeración de personas que se encuentran en OG. El segundo lugar del podio a poco más de 10.000 seguidores de Oportunidades gaditanas lo ocupa Cambalache gaditano. La página, con casi 18.000 seguidores, fue creada “para que nos ayudásemos unos a otros en tiempos difíciles”, como explica Sergio, su creador. La idea, según explica el administrador de Cambalache gaditano, es que los objetos que hay por casa “que algún día se compraron por capricho, hoy en día se pueden vender o cambiar por algo que necesitemos”.

Pero la simple idea de compra-venta de productos ha ido desembocando en una plataforma para que haya personas que publiciten otro tipo de anuncios. Sergio explica que se permite donar o regalar los artículos aunque en los últimos tiempos también han proliferado algunas personas que ofrecen algunos servicios con los que conseguir algo de dinero a cambio. “Pero es algo que se da en muy contadas ocasiones”, resume Sergio. Además, otra de las características que la página ha ido adquiriendo y que Sergio ha podido apreciar es que muchas personas aprovechan Cambalache gaditano para ayudar encontrar un hogar a perros abandonados o a aquellos cuyos dueños ya no pueden ocuparse de ellos, ya sea por motivos económicos o por el hecho de que se han hecho demasiado grandes.

A todo ello se suman los anuncios que empresas hacen de “tapadillo” para anunciar sus productos o profesionales en paro que aprovechan los comentarios de anuncios de muebles de cocina, por citar un ejemplo, para ofrecer sus servicios de montaje. Para que las páginas no descarrilen los administradores de Oportunidades gaditanas y Cambalache gaditano, decidieron establecer unas normas y eliminar los mensajes de aquellos miembros que repetidamente no respetasen las normas establecidas por la incipiente cantidad de usuarios que iban surgiendo día tras días.

En un par de folios que se pueden descargar desde la propia página de Oportunidades gaditanas, las normas que ha establecido Juan Carlos del Campo, recuerdan que es un grupo de particulares, no destinado a la publicidad empresarial, la prohibición de vender animales, de establecer debates en el grupo al entender que se trata en exclusiva de un grupo en el que solo tienen cabida la oferta y la demanda, o la reiteración continuada de la oferta con el objeto de que siempre ocupe las primeras posiciones. Las normas también reflejan la necesidad de que los usuarios establezcan compras seguras evitando dar datos comprometidos al ser un grupo abierto, la necesidad de publicar fotos reales de los artículos que se ofertan, de entablar las relaciones comerciales con la mejor educación posible. Así pues, se espera por parte de la administración del grupo que se respeten los post de los demás, permaneciendo al margen si no interesan y evitando los comentarios opinativos sobre los productos, sus características o sus precios. Para finalizar se espera que impere el respeto y que la oferta vaya acompañada de todos los datos posible sobre el producto, siendo condición indispensable establecer el precio, el lugar y un comentario de vendido una vez que el producto ya haya encontrado nuevo dueño.

En Cambalache gaditano, Sergio ha publicado un post principal que enumera de una manera parecida los principios de Oportunidades gaditanas, aunque matiza algunas consideraciones extras: quedan prohibidas las ventas de armas de fuego o la venta de cualquier artículo ideológico, se podrá publicar solamente una vez al día para evitar que haya alguna oferta que siempre aparezca sin dejar espacio a las demás o la prohibición de publicar post de bromas o de cachondeo que puedan generar controversia entre los miembros del grupo.

A pesar de las normas impuestas, el control ante la aparición de empresas o particulares ofreciendo servicios dentro de la economía sumergida es muy difícil de controlar ante la velocidad con la que las ofertas van apareciendo, lo que merma igualmente la recepción de las ofertas a los posibles consumidores.

El hilo de la mayoría de las transacciones de ambas páginas se pueden seguir a través de los comentarios que se publican debajo de la oferta. Hasta cierto punto. La realidad es que una vez que dueño e interesado captan su atención a través de los comentarios que se dejan debajo de la oferta, la mayoría de las negociaciones, según muchos usuarios de estas páginas, se llevan a mensajes privados a través de las páginas personales de Facebook de los implicados.

Por Facebook hay miles de páginas como Oportunidades gaditanas o Cambalache gaditano. Ya no solo en la provincia de Cádiz sino por todas partes de España. El fenómeno del baratillo se ha extendido desde una calle en cualquier ciudad de España un domingo por la mañana, pasando por páginas de anuncios como Ebay, Mil anuncios, Mercado libre o Segunda mano, a la red social más importante del planeta: Facebook. La evolución sigue su curso. La red se extiende. Las relaciones comerciales cambian. El contacto humano con ellas. Las palabras vuelven complejo lo que, a fin de cuentas, solo se trata de lo mismo de siempre: vender y comprar.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s